05 noviembre 2012

Naranja


Me pongo una naranja entre los dientes, sonrío.
Me miro al espejo y vuelvo a sonreír. Salgo a la calle. En la parada del 128 hay un nene, le sonrío. El nene me mira asustado mientras le aprieta la mano a la madre. La madre me mira y voltea al nene de un tirón.
Me subo al colectivo, pido mi boleto y sonrío. El chofer me mira con cara de asco, marca el boleto y aprieta el acelerador. Salgo despedido por el pasillo y me doy la cara con la última fila de asientos. Un viejo me mira y sonríe. No tiene dientes. Le regalo mi naranja y bajo en la próxima parada.
En el camino de ahí al trabajo nadie mira a nadie. Nadie sonríe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada