16 mayo 2009

Tartagal

Si la lluvia no refresca,
Madre Tierra comadrona
te me estás poniendo vieja y lloricona.
Pero tu lluvia no refresca,
empapa y vuelve lodosa
toda esa superficie que, aunque porosa,
se aguachenta y con el tiempo termina más bien mohosa

Ay! que vida miserable la de aquella estrepitosa
que a pesar de ser “tan linda” se dibuja asquerosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada